29 julio 2016

Panna Cotta de Nutella y La bibliotecaria de Auschwitz


La receta.

La panna cotta es un clásico postre italiano a base de nata que podemos acompañar de casi cualquier salsa de frutas, chocolate, caramelo o simplemente solo.
Ingredientes:

·                    250 ml leche entera
·                    250 ml nata para cocinar o para montar
·                    100 gr de azúcar
·                    3 o 4 hojas de gelatina
·                    1 cucharadita de esencia de vainilla
·                    Cucharadas de nutella según gustos


Preparación

Ponemos la leche entera, la nata, el azúcar y la cucharadita de vainilla en la thermomix y programamos 10 minutos, velocidad cuchara a 90º C. Mientras se hace la panna cotta, ponemos la mitad de las  hojas de gelatina en un recipiente con agua fría a hidratar. Pasado el tiempo de cocción en la thermomix, dividiremos la mezcla en dos. Reservamos una (a la que agregaremos más tarde la nutella) y a la que nos queda le incorporamos la gelatina escurrida. La vertemos dentro del vaso, mezclamos 1 minuto, velocidad 3,5 a 90º C. Rellenamos los vasitos calzándolos con algún paño, por ejemplo,  para que nos quede inclinado y metemos en la nevera. Pasado un tiempo lo ponemos al congelador un par de horas para que cuaje antes. Al resto de la mezcla le incorporamos las cucharadas de nutella y la gelatina  restante y acabamos de rellenar los vasitos que teníamos en el congelador.

Para terminar podemos decorar con sirope de chocolate, unas virutillas o lo que más nos guste.


El Libro

Los libros sobre niños, guerras, holocausto y nazismo, estén en el bando que estén, son siempre narraciones desgarradoras. Títulos como “La ladrona de libros” de Markus Zusak, “El niño del pijama de rayas” de John Boyne, o “La luz que no puedes ver” de Anthony Doerr nos trasladan a aquella amarga etapa de nuestra historia en la que tanto sufrimiento se generó. Todos estos libros nos muestran un acontecer, a mitd de camino entre la ficción y la realidad a la que miles de niños tuvieron que enfrentarse.


 El que traigo hoy, “La bibliotecaria de Auschwitz” de Antonio G. Iturbe, es un libro basado en hechos reales donde se muestra, una vez más,  la vida de los millones de judíos durante la 2ª guerra mundial en el campo de concentración de Bergen-Belsen  y Auschwitz, este último el más inhumano de todos.

 La trama gira en torno a la vida de una adolescente de 13 años, Dita Kraus, (personaje real)  expulsada de Praga, su ciudad natal y trasladada junto a sus padres a Auschwitz. Ella será la encargada de custodiar unos libros  destinados a enseñar a los niños del campo, en una pequeña escuela clandestina e improvisada en uno de los barracones. Alrededor de la protagonista se suceden una serie de acontecimientos, situaciones y personajes tanto reales como ficticios que hacen que este libro quiera ser leído casi del tirón (cosa tremendamente complicada pues ocupa unas 500 páginas aproximadamente). Más allá del horror del holocausto, que no es poco, el autor nos sumerge en el día a día de la vida en un campo de exterminio en el que existían traiciones, aberraciones, dolor, hambre, enfermedad y desgracia pero también y por encima de todo, el amor de una niña a los libros y a la lectura. Esta pasión fue sin duda el salvavidas de Dita Kraus en aquel infierno. 






“Desde la altura del precipicio, todo parece inmensamente pequeño. Las cosas que parecían tan grandes de golpe se ven diminutas, y lo que parecía tan trascendental se ve ya como algo sin importancia”.


 “No importa cuántos colegios cierren los nazis, les contestaba. Cada vez que alguien se detenga en una esquina a contar algo y unos niños se sienten a su alrededor a escuchar, allí se habrá fundado una escuela”

                             Fragmentos de “La bibliotecaria de Auschwitz”


20 mayo 2016

Corona de crema de espinacas y verduras con queso azul


       Viernes, mayo, 20.... Hoy tenemos Desafío en la cocina. Esta vez es un desafío muy especial, es nuestro 4º Aniversario y para celebrarlo por todo lo alto nuestro reto ha sido una corona rellena salada con un ingrediente especial, unas velitas, unos carteles, algo que haga alusión a esta fecha…Bueno algunas tuvimos que improvisar sobre la marcha. Aun así aquí está mi corona. 


     Ingredientes
      Para hacer la masa he utilizado los mismos ingredientes que para hacer quiche.
            Ingredientes para masa quebrada
·        300 gr de harina
·        20 gr de mantequilla
·        70 gr de agua
·        1 cucharadita de sal
           Preparación:
             Ponemos  todos los ingredientes en el vaso y mezclamos 15 segundos velocidad 6. Reservamos.


Ingredientes para el relleno
  • ·  Crema de espinacas (que podemos comprar hecha o hacerla nosotros mismos. Yo la hice en la thermomix)
  • ·        Verduras de temporada
  • ·        Queso azul al gusto
  • ·        Queso rallado
  • ·        Aceite
  • ·        Pimienta molida




     Preparación:
     Comenzamos troceando las verduras (que puede ser las que queramos o las que sean de temporada) en mi caso, lleva, cebolla, calabacín, y pimiento rojo y verde) y rehogándolas en aceite. El queso azul lo incorporé al final para que las verduras se impregnaran de su sabor. 

     Una vez que estén pochadas, reservamos. Extendemos la masa de forma cuadrada y colocamos en primer lugar la crema de espinacas. Encima de ésta las verduritas y el queso rallado. Enrollamos con mucho cuidado. A continuación le damos forma redonda y le hacemos unos cortes por encima.
    Precalentamos el horno y horneamos unos 30 minutos aproximadamente. 

   Nos quedó una corona tamaño medio con un sabor espectacular. El queso azul le aporta un contraste riquísimo a las verduras.


    Ahora si quieren ver el resto de recetas de mis compañeras de desafío solo tienen que pinchar aquí.